domingo, octubre 01, 2006

¿Cuál es tu pecado capital?

Soberbia, ira, pereza, avaricia, gula, lujuria y envidia. Es difícil elegir al pecado que más te atrae o al que más te trae problemas, según la definición que uso. Jugando empecé a hacer una encuesta entre mis conocidos sobre su mayor debilidad y me dí con la sorpresa que: uno, muy pocos coincidían conmigo y 2.casi nadie se atribuye el mayor de los pecados, la soberbia.
Los pecados que rápidamente empezaron a encabezar fueron los más físicos, la gula y la pereza. Casi instántaneamente mis encuestados respondían: !gula!, o !pereza! Sin embargo, creo que si seguimos los lineamientos de un tal Mauricio González U sobre La pereza o la gula creo que es difícil que mis amigos incurran en ese pecado. Faltas que creo que yo tampoco no cometo.
Otra cosa, que llamó mi atención, fue el pecado que apareció derepente metiendose a trancazos a la competición: la lujuria. La verdad felicitó a los que reconocen tener ese pecado, que a muchos nos vuelve locos, aunque reconozco que no es el mio. La soberbia es un pecado que a mi me atrae, no se me parece cool, de hecho la tienen varios grandes que los hace antipaticos, pero quizás esa sea un factor que los ayuda a ser como son, me gustaría que sea mi pecado pero no lo es. Se las he puesto fácil, pero no les diré cuál es mi pecado, aunque como última pista les diré que Julio lo comparte.

p.d. Defendiendo a la lujuria, Chubi dijo: "Tu pecado no se pasea en minifalda en verano".

4 Comments:

At 11:35 a. m., Blogger Koki said...

Yo sigo creyendo que el mio es la gula, aunque leyendo la web que enlazas, lo sería en un grado mínimo, porque no he hecho lo siguiente:

Cuando por el solo placer de comer se llega al hurto o se reduce a la familia a la mendicidad

Cuando se provoca voluntariamente el vómito para continuar el deleite de la comida. (Pensándolo bien, una que otra vez con alcohol, pero nunca con comida)

Sobre los otros, tal vez lujuria, soberbia e ira pero en muchísimo menor grado.

 
At 4:34 p. m., Blogger la comunicación imposible said...

Toda esa gente que llorando canta
por someter el gusto a torpe gula,
aquí por hambre y sed se torna santa.

El purgatorio-canto XXIII
La Divina comedia
Dante Alighieri


Testimonio de ansiedad

Habiendo recogido braza tras braza
la gruesa decadencia de mi cuerpo
no rechazo pitanza alguna,
aproximándome tercamente
a la mar de la locura,
para reunir toda mi fe
alrededor de la mesa.
En la parrilla
sucumbe el infierno voraz
de mis personales mesnadas desfallecientes
ante el embutido y su algarabía,
melodiosa destreza de los penitentes,
para que sean primeros indicios
de ataques agudos al corazón.
Me he permitido
engrosar el abdomen
para que en él
hayan eternos cantos marineros;
el mar también es prodigio
en manducatorias delicias.

Pero, Ojo de Nigromante,
allá no correspondas acabar.

Todo nutrimento furtivo
es sustancia de crecimiento,
todo a la deriva intemperante
para sufrir la inanición de mi pecado;
a donde deba ir,
mi círculo Dantesco:
sexto anillo del purgatorio.

 
At 1:57 p. m., Blogger Julio Pérez Luna said...

Es verdad que comparto tu pecado, pero solo en estos últimos tiempos. El problema de toda mi vida ha sido la soberbia, porque con esa actitud he jodido a mucha gente querida y, sobre todo, a mí mismo. La soberbia no tiene nada de "cool", es estúpida, antipática y demuestra inseguridad. No confundamos soberbia con seguridad en el carácter o conocimiento de las propias virtudes. Juro que nunca más voy a firmar como "el rey" en mis correos electrónicos.
Un abrazo.

 
At 10:27 a. m., Blogger Chubi said...

uro que nunca más voy a firmar como "el rey" en mis correos electrónicos.

NOOOOOOOO!!!!!!

 

Publicar un comentario

<< Home