domingo, febrero 10, 2008

Calamaro a lo grande (*)

La Espuma De Las Orillas

A lo lejos se escucha venir lo que el río no quiso contar,
A lo lejos se escucha venir lo que el río no quiso contar,
como siempre te vas a reír de algo ganso que te diga yo,
y te vas a dormir abrazándote siempre a mí.

Para siempre te voy a esperar,
para siempre te voy a querer,
para siempre te voy a esperar,
para siempre te voy a querer,
Como siempre te voy a pedir,
para siempre querernos así.
La corriente del río que vino te trajo hasta mi,

Vengo liviano, como la espuma de las orillas,
a contramano de la resaca del carnaval,
mi sentimiento va a durar,
el fuego no me va a quemar,
ya no tengo espinas clavadas en el corazón.

A lo lejos se escucha venir lo que el río no quiso contar,
A lo lejos se escucha venir lo que el río no quiso contar,
como siempre te vas a reír de algo ganso que te diga yo,
y te vas a dormir abrazándote siempre a mí.

Que vengo liviano como la espuma de las orillas,
a contramano de la resaca del carnaval,
mi sentimiento va a durar,
el fuego no me va a quemar,
ya no tengo espinas clavadas en el corazón.
Que ya no tengo espinas clavadas en el corazón.

(*) La lengua popular

1 Comments:

At 12:04 p. m., Blogger Julio Pérez Luna said...

... Es que ya no es el viejo Andrés que no dormía jamás. Qué subidón , qué momento ideal,
encontró la mitad del amor.
Está claro. Dicen que para reír no hace falta mirar atrás. Y esta vez para mí tienen razón...

 

Publicar un comentario

<< Home