sábado, mayo 03, 2008

Otra historia violenta (Eastern promises)


Quizás uno de los mayores retos con el que tiene que lidiar un artista es volver a trabajar tras haber realizado una obra maestra. Con ese desafío se enfrentó David Cronenberg al filmar "Eastern promises" y para sortearlo decidió apoyarse en los ejes principales que le dieron el reconocimiento internacional a su trabajo anterior, "Una historia violenta" (History of violence): la actuación de Vigo Mortensen y la violencia como tema. Y ambos ejes funcionan perfectamente; mientras Mortensen nos entrega una actuación más pulida que en la ocasión anterior, la historia violenta que se nos entrega nos permite ver la cara del hampa que no habíamos podido ver en "History of violence". Es así que esta vez, y a diferencia de la cinta que la predeció, son expuestas las intimidades de la mafia rusa en Londres y el sufrimiento que causa en sus víctimas. Y dichas caraterísticas son retratadas con tanto oficio que podemos apreciar una buena película, pero nada más. Lo que sucede es que tras haber alcanzado la genialidad a Cronenberg no se le puede pedir que nos vuelva a entregar una historia global capaz de tocar todos los aspectos que la violencia puede alcanzar en una persona. Y por eso solo nos quedamos con esa genial interpretación de Mortensen y con una historia llena de trucos que como único pecado venial nos deja un par de momentos bastante melosos.

p.d. ponete Vigo!

1 Comments:

At 3:50 a. m., Blogger EME said...

Cha' que hasta ahorita no la veo. Y ya se me juntó con Ironman...

 

Publicar un comentario

<< Home