sábado, agosto 23, 2008

Sex and Tarantino (Death proof)

¿Le puede salir algo mal a Tarantino? Eso comentaban los Julios unos meses atrás cuando yo aún no había visto “Death Proof”, la última cinta del brillante director estadounidense. Bueno, mi respuesta es que al parecer no. Dejemos de lado todo este tributo a las cintas del género Grindhouse, las que confieso haber visto muy poco, para mi esta cinta va un paso más allá. De hecho tenemos todos los elementos de esas películas de bajo presupuesto: violencia, persecuciones, dementes cool, chicas sexys en peligro, errores de continuidad... todo corregido y aumentado al estilo Tarantino y con guiños de sus cintas anteriores...; sin embargo, me parece que lo que realmente busca retratar el director es su punto de vista sobre el mundo de las mujeres. Y esta mirada resulta ser una combinación de las que serían las contrapartes femeninas de los ladrones de “Reservoir Dogs” con las chicas fashion de “Sex and the city”. Las mujeres de “Death Proof” al igual que las neoyorquinas de la tele tienen en el centro de su conversación sus relaciones con el sexo opuesto y los temas banales relacionados con ellos, aunque tiene la humanidad suficiente para no llegar a convertirse esos estereotipos mostrados por la serie de HBO. Y esa humanidad proviene de la fuerza e independencia que muestran las chicas de la cinta y que probablemente el mismo Quentin haya descubierto en los sets. Una fuerza que les permite plantarse ante un Doble Mike (Kurt Rusell en el mejor papel de su carrera) dispuesto a ponerlas en peligro y destruirlas en lo que puede leerse como el último grito del macho desesperado que ve al mundo que conoce desaparecer.

p.d. A lo largo que avanzaba la cinta me preguntaba si el papel de Doble Mike lo podía haber hecho Michael Madsen, pero viendo el final me dije que no, Rusell o nadie.

1 Comments:

At 4:46 p. m., Anonymous Anónimo said...

Jajaja, si ese llanto no le iba a salir a Madsen. Tarantino atinó.

 

Publicar un comentario

<< Home